SECCIONES

A LA CHILENA

SERVICIOS

HERRAMIENTAS

CORPORATIVO
EMPRESAS
Socio de IAB CHILECertifica.com
RECORRIENDO CHILE

PISAGUA

Pisagua

Pisagua está a casi tres horas de Iquique, siempre dependiendo de cómo se viaje. Si existiera una ruta por la costa se podría hacer un camino mucho más ameno que el trayecto actual. Pero, hay que adentrarse desde Huara hacia la quebrada, por el árido desierto y bajo el inclemente sol nortino. Los tours de agencias turísticas siempre son una opción, pero lo más recomendable es ir en un vehículo particular. Desde Huara, camino a Arica, se toma el camino hacia el pueblo, cuya entrada es bajando un zigzag que es angosto para dos autos en sentido contrario.

Luego de dos horas y media de viaje y el descenso hacia el pueblo, que es similar a la bajada a Iquique, se llega a Pisagua, hogar de pescadores, como siempre lo fue, y lugar de visita para turistas durante todo el año. Los principales atractivos del lugar son el Teatro Municipal, ex Teatro Salitrero, el reloj a la entrada, la antigua cárcel, la estación de ferrocarriles y su cementerio.

El Teatro es una construcción de pino oregón de 1879 y es bastante parecido al ubicado en Humberstone; mantiene el estilo de las salitreras de la época. En el techo todavía se ve una pintura del artista nacional Sixto Rojas, que fue realizada en 1930, inspirada en las artes escénicas. En la actualidad las puertas permanecen abiertas para el acceso de los turistas, incluso hay unos cuantos maniquís en los palcos vestidos con atuendos antiguos. Junto al Teatro está la biblioteca pública, que tiene el servicio de BiblioRedes, otorgando Internet gratis a la comunidad. A un costado también está la Parroquia San Pedro. Claramente en un caleta de pescadores la Iglesia no podría llevar otro nombre que el de su santo patrono.

El Reloj es de principios del siglo pasado, cuando el auge del salitre hacía que el norte fuese de las zonas más ricas del país y Pisagua era un puerto de importancia significativa. Parecido al reloj de la Plaza Prat en Iquique, se ve que las construcciones de la época eran similares y hoy sirven para unir el pasado salitrero de la I Región. Fuera de funcionamiento desde hace años, permanece como una tradición de la ciudad, visible desde todo el pueblo. Los habitantes de Pisagua siempre pueden contar en que al mirar quebrada arriba podrán ver el antiguo reloj, al igual que lo hicieron sus padres y los padres de sus padres.

Pisagua perfectamente se puede recorrer a pie para visitar las construcciones antiguas y pasar a algún restaurante a comer un plato de pescado fresco. Las sencillas casas y la gente local dan la impresión de que este pueblo no necesita de mucho para sustentarse, ya que posee de la naturaleza todo lo que necesita. La pesca como actividad principal da abasto para los pescadores, que salen a diario en busca de comida y de su sustento económico, que es vendido a los hoteles y restaurantes locales.

El cuartel de bomberos data de 1888 y hoy está rodeado de una moderna plaza, con un mirador hacia el borde costero construido en el 2004, con bancas y un techado para proteger a los visitantes del inclemente sol que no da tregua durante todo el año. La plaza tiene juegos para niños y un par de cañones tradicionales de la Guerra del Pacífico.

La playa siempre es atractiva para los turistas, que buscan un refresco en su paseo. Por eso hay distintos puntos donde el baño es más que agradable, incluso al adentrarse hacia el norte del pueblo se pueden encontrar sectores que no son conocidos popularmente y son ideales para darse un chapuzón en el frío mar de la costa, que contrasta de inmediato con el calor de la arena.

Es más que recomendable que cualquier viajante que se encuentre en el norte pase por este pueblo de pescadores, que innegablemente une a todo el país por el pasado que todos compartimos, por un pasado que se puede llegar a conocer más si se está en un sitio como Pisagua, un pueblo que vivió tiempos de gloria con el salitre y que luego se fue apagando junto con el fin de las oficinas salitreras, para luego hundirse en una oscuridad que le dio un sentido más sombrío a sus tierras. En la actualidad Pisagua vive como un sitio para ir a encontrarse con todo este pasado, años dorados y años grises en la historia del pueblo, que se pueden conocer de cerca en esta simple caleta al norte de Iquique.

 

Por Fabián Cejas

Compartir Share/Bookmark
blog comments powered by Disqus


Reserve Hotel

Destino
Fecha de llegada
calendar
Fecha de salida
calendar

Destacamos

$destacado->arti_titulo

El Teletrabajo

Nunca más corbata ni largas filas para abordar un bus. Este tipo de labor sólo trae beneficios según los expertos, aunque todavía es privilegio de pocos…
leer más

$destacado->arti_titulo

La Langosta de Juan Fernández

El Restaurante Squella aún puede sorprender, especialmente de la mano de su nuevo chef, Juan Ramírez, quien ha llegado decidido a potenciar sus sabores, incluyendo la langosta que hoy comparte con nosotros...
leer más